Estudios Evangélicos

¡Bienvenidos!

#

Carta aclaratoria del Grupo Bíblico Universitario sobre artículo de El Mostrador

Sr. Director
El Mostrador
Presente.

El Grupo Bíblico Universitario de Chile (GBU), organización a la que represento, es un movimiento universitario de convicciones cristianas que fue fundado en Chile el 6 de Abril de 1964 y que actualmente cuenta con más de 1000 estudiantes y miles de egresados desde Arica hasta Punta Arenas en universidades públicas y privadas.
El objetivo de GBU es dar a conocer las buenas noticias de Jesucristo en el contexto universitario, desde una perspectiva de amor, servicio, pensamiento crítico y comunidad.

En el artículo “El estallido evangélico en universidades laicas y su soterrada influencia política” publicado hoy 23 de Diciembre, se hace referencia al GBU, y desafortunadamente se da a entender que nuestro movimiento forma parte de una concertación de movimientos cristianos interesados en promover una determinada postura política en las universidades.

Creo que resulta sumamente importante, subrayar que el GBU (y probablemente gran número de los otros grupos cristianos mencionados) en ninguna manera se adhiere a sector político alguno, como organización. No es nuestro objetivo explícito ni implícito promover la política partidista. Más bien, el artículo desconoce que en sus 55 años de vida el GBU ha funcionado en contextos políticos totalmente diferentes en nuestro país; y que nuestra posición siempre ha sido la de celebrar la pluralidad y la libre conciencia de quienes participan con nosotros. Han formado parte del GBU estudiantes y profesionales que, en el ámbito personal, adhieren a todo el espectro político, pudiéndose mencionar además que, en estos 55 años, distintos cargos de autoridad, universitarios, municipales y otros, han sido asumidos por personas vinculadas al GBU, apoyados por partidos políticos diversos, incluyendo el PPD, DC, RN, PS, PR, entre otros.

Es por ese motivo que el encuadre de un movimiento como el nuestro con un sector o partido político en particular, no solo es algo desafortunado en términos de nuestra propia identidad, sino que falta a la verdad histórica.

Como GBU, nos declaramos seguidores del Jesús descrito en la Biblia. En términos prácticos eso implica vivir como él vivió. Nuestro compromiso entonces es celebrar la vida, reconocer y promover la dignidad humana como imagen de Dios, combatir y denunciar la corrupción, colaborar en romper los ciclos de violencia que existen en nuestra sociedad. Estos valores los reconoceremos, y adheriremos de donde vengan en el espectro político.

En conclusión, si nos referimos al Grupo Bíblico Universitario de Chile, no es riguroso hablar de una “soterrada influencia política” tal como lo hace el artículo por ustedes publicado.

Mi invitación para ustedes es investigar con mayor profundidad y dejar de insistir en dar una imagen homogénea, de ‘voto en bloque’ de quienes profesamos una fe evangélica o protestante en Chile. Esto le hace un flaco favor a la democracia, y a un país donde la Iglesia y el Estado están separados. Pienso que muchos de nuestros compatriotas evangélicos estarán de acuerdo conmigo.

Atentamente,

Gustavo Sobarzo A.
Médico Veterinario, Mg Cs.
Secretario General Grupo Bíblico Universitario de Chile.

Suscríbete al newsletter:



Cuéntale a tus amigos: