Estudios Evangélicos

¡Bienvenidos!

#

¿Tendrá Gaza paz alguna vez?

Cuando los ángeles en el cielo sobre Belén declararon “Paz en la tierra”, no estaban lejos de Jerusalén o la ciudad de Gaza. Dios desea una paz en la tierra que incluye paz en Israel, paz en Cisjordania y paz en la Franja de Gaza.

En la tarde del 16 de noviembre del 2012, luego de un día ocupado en el Bethlehem Bible College y un día de manifestaciones populares por el asesinato israelí del líder de Hamas Ahmed al-Jabari en Gaza dos días antes, caminé desde el College hacia el cercano Hotel Inter Continental a una reunión agendada previamente. Inmediatamente, pude oler el aroma enfermizo del gas lacrimógeno usado por los israelíes para enfrentar los piedrazos de jóvenes palestinos. La batalla se volvía más comprometedora mientras más cerca estaba del Hotel. Luego oí que la reunión fue cancelada debido a la inestabilidad de la situación. Evitando el puesto de control de Belén, manejé a casa a través del túnel al costado de Beit Jala. Mientras conducía a casa, la pregunta que había en mi mente era ¿tendrá Gaza paz alguna vez?

Antes de que las últimas hostilidades entre Israel y Hamas comenzaran, la franja de Gaza era como un volcán listo para explotar. Cerca de un millón y medio de sus habitantes estaban, y aún están viviendo, en estado permanente de sitio. El bloqueo israelí de Gaza es tan estricto que los habitantes estaban cavando túneles para contrabandear comida, medicina, combustible, máquinas, ganado, personas y armas desde Egipto.

A pesar de estos esfuerzos, los túneles no resolvían la crisis económica de Gaza. La mayoría de la población no tiene acceso a agua potable. Casas, empresas y escuelas han tenido solo entre 8 y 12 horas de electricidad por día, la que puede ser desconectada en cualquier momento. Además, las estaciones de petróleo y diesel frecuentemente estaban sin combustible, para prevenir el uso de generadores. La pequeña cantidad de fábricas en Gaza no tenía suficiente poder como para mantener sus máquinas en funcionamiento. Consecuentemente, el alto desempleo en Gaza redujo el enclave palestino a la supervivencia por caridad. El propósito del sitio ha sido debilitar el gobierno de Hamas, pero en realidad ha fortalecido la mano de Hamas en Gaza.

Durante los 7 u 8 años pasados, el ejército israelí ha tenido la libertad, en cualquier momento, para apuntar y asesinar a líderes militantes de Hamas. La respuesta típica de Hamas y otras facciones palestinas militantes ha sido lanzar cohetes caseros sobre ciudades israelíes al norte de la frontera Israel/Gaza.

Una vez que estalla batalla entre dos hermanos, o la guerra entre dos países, la primera pregunta es: ¿quién empezó? Otra pregunta importante es: cuáles son los resultados de la guerra, quién ganó y quién perdió. Por supuesto, también algunas personas buscan saber cómo las partes en pugna pueden terminar las hostilidades.

En el caso de la guerra entre Hamas e Israel, o de lo que el ejército israelí llamó Operación Pilar Defensivo, cada lado culpó al otro de empezar las hostilidades y cada lado proclamó victoria, pero ninguno de los dos lados está ofreciendo pasos que pudieran orientarse hacia una solución permanente.

Si tratamos de unir las versiones de Israel y Hamas sobre cómo comenzaron las hostilidades, la cronología de escaramuzas es como sigue: el 8 de noviembre del 2012 un francotirador israelí disparó y mató a Ahmad Abu Daqqain, un niño de 13 años, mientras jugaba fútbol con sus amigos cerca de su casa, no lejos del borde Israel/Gaza. El chico no era miembro de Hamas y no estaba involucrado en las actividades hostiles contra Israel. Como represalia por esta y muchas otras acciones letales similares en los últimos 6 meses, los combatientes de Hamas dispararon y lesionaron a tres soldados israelíes. Ese incidente enfureció al liderazgo israelí que consideró que al acto de Hamas cruzó la línea roja. Entonces Israel asesinó al líder militar de Hamas, Ahmed al-Jabari. Hamas consideró su asesinato como una declaración de guerra y, poco después, facciones palestinas respondieron lanzando un bombardeo de misiles sobre el sur de Israel. Unos cuantos golpearon Tel Aviv y asentamientos israelíes cerca de Jerusalén. De acuerdo a fuentes israelíes, la mayoría de los cohetes de Hamas fueron interceptados por el Domo de Hierro o cayeron en campo abierto. Sin embargo, algunos de los cohetes de Hamas golpearon áreas pobladas causando la muerte de cinco israelíes, e hirieron a más de cincuenta personas. A la inversa, el bombardeo israelí de blancos en Gaza tomó la vida de unas ciento sesenta personas e hirió a cerca de mil, la mayoría de ellos civiles. El intenso bombardeo también ocasionó la destrucción de cientos de hogares y edificios gubernamentales. A pesar del embate, el bombardeo israelí no logró romper la espalda de Hamas ni impedir que sus cohetes golpeen blancos en Israel. Entonces Israel movilizó una fuerza de 75 mil hombres para invadir Gaza. Esto provocó que la comunidad internacional se apresurara a calmar la escalada de hostilidades. Muhammad Mursi, el nuevo presidente de Egipto,  con la ayuda de líderes internacionales, fue capaz de negociar una tregua el 21 de noviembre del 2012. Hamas se comprometió a detener el lanzamiento de misiles desde Gaza e Israel accedió a detener los asesinatos selectivos de los líderes de Hamas y reducir gradualmente las restricciones en la frontera para facilitar el flujo de bienes.

Aunque la comunidad internacional tuvo éxito en propiciar una tregua, los antagonistas aún están lejos de la paz. El setenta por ciento de la población de Gaza son refugiados que en 1948 huyeron de sus hogares y tierras que ahora son llamadas Israel. La resolución 194 de las Naciones Unidas estipula que estos refugiados deben ser repatriados o compensados por sus pérdidas. Estos refugiados y otros palestinos refugiados en Cisjordania, Jordania, el Líbano, Siria y en cualquier lugar del mundo continuarán buscando una solución a su situación a través de un amplio proceso de paz. Las políticas israelíes en Cisjordania están obstaculizando las perspectivas de alcanzar un acuerdo integral de paz. Mientras los líderes de Israel hablan mucho sobre la paz, su apoyo a asentamientos israelíes ilegales en Cisjordania y en el Este de Jerusalén son clara evidencia de que los Israelíes no están preparados para hacer la paz con sus vecinos palestinos. Sin un acuerdo de paz en Cisjordania, no habrá una tregua duradera entre Israel y Gaza.

Nuestra respuesta cristiana

Cuando los ángeles en el cielo sobre Belén declararon “Paz en la tierra”, no estaban lejos de Jerusalén o la ciudad de Gaza. Dios desea una paz en la tierra que incluye paz en Israel, paz en Cisjordania y paz en la Franja de Gaza. Jesús llama a sus discípulos a ser pacificadores (Mateo 5:9). Para que los cristianos contribuyan a la paz en el Medio Oriente deben:

Orar por la paz. Que Dios cambie a los políticos y su obra mediante nuestra intercesión.

Conocer la realidad. Los cristianos necesitamos escuchar tanto a israelíes como palestinos. Líderes cristianos a lo largo del mundo necesitan visitar Israel, Cisjordania y la Franja de Gaza para escuchar las perspectivas de todos y comprometerse a amar a todos en lugar de tomar partido.

Abogar por la paz a través de sus gobernantes. Una vez que el Pueblo de Dios está enterado de las realidades del conflicto árabe-israelí, tiene que establecer contacto con los funcionarios de sus gobiernos respectivos e influenciarlos a participar en el fomento de la paz y en el cese de todas las hostilidades.

Los cristianos tienen que estar junto a sus hermanos y hermanas que son miembros del cuerpo de Cristo en la Tierra Santa. Cuando cristianos, peregrinos y grupos de turistas visitan la Tierra Santa, tienen que buscar no solamente las piedras muertas sino las piedras vivientes. Esto es, no solo visitar los sitios históricos/bíblicos en los que creemos que Jesús caminó, sino visitar los lugares actuales en los que la presencia de Jesús camina a través del Espíritu Santo viviendo en sus seguidores. Cuando los discípulos de Cristo se convierten en testigos oculares de las injusticias que enfrentan los cristianos y no cristianos, en Cisjordania como en la Franja de Gaza, se convierten en los mejores defensores de la paz y la justicia.

¿Tendrá Gaza paz alguna vez? Cuando el pueblo de Dios se acerque a Gaza con compasión, entendiendo y usando diligentemente su influencia ante Dios y los políticos, entonces Gaza seguramente tendrá paz.

——

Publicado originalmente en la página web del autor. Traducido con autorización. Traducción de Luis Aranguiz.

Dejar un comentario:

Ver comentarios

Suscríbete al newsletter:



Cuéntale a tus amigos: